El desarrollo de la guerra civil española

Debido al fracaso parcial del golpe de Estado iniciado el 17 de julio de 1936 en Melilla, España quedó dividida en dos zonas, iniciándose una guerra civil que se extendió a largo de casi tres años.

 

En cualquier caso, sin la ayuda prestada por los Estados totalitarios a ambos bandos en los primeros compases del conflicto, éste se hubiera agotado por si sólo muy pronto.

La evolución de las operaciones militares es sencilla, en un principio se trata de una guerra de columnas con armamento ligero. La llegada de efectivos técnicos y humanos de otros países aumenta las dimensiones del conflicto a una escala desconocida desde la Primera Guerra Mundial. 

Fracasado el golpe de Estado, el plan de los rebeldes es ocupar Madrid para acabar con el gobierno republicano. Por el norte, el avance del general Mola es detenido en Somosierra y la iniciativa le queda al ejército de África, que avanza a través de Extremadura aplastando toda resistencia.

En septiembre ocupan Talavera de la Reina, quedando expedito el camino hacia Madrid. Sin embargo, se desvían hacia Toledo para liberar el Alcázar. En noviembre comienza el asalto a Madrid. Las tropas de Varela iniciaron una operación de tenaza desde el sur y el oeste. La ciudad es sometida a bombardeos aéreos por aviones Junker alemanes y se produjeron duros combates en la Casa de Campo, la Ciudad Universitaria y el Puente de los Franceses.

Al fracasar la ofensiva directa sobre Madrid, se iniciaron, sin éxito, una serie de operaciones sucesivas de flanqueo, atacando la capital por la carretera de La Coruña, a través del valle del Jarama y finalmente desde Guadalajara.

A partir de abril de 1937 el bando franquista concentró sus esfuerzos en el frente norte. Desde Navarra avanzaron hacia el oeste, ocupando Vizcaya, Cantabria y Asturias. En el curso de las operaciones se produjo el bombardeo de Guernica y Durango.

Para frenar los avances del adversario, el Estado Mayor republicano programó una serie de ataques fallidos sobre Segovia, en Brunete (Madrid) y hacia Zaragoza, este último detenido en Belchite.

Tras la conquista del norte, el avance de Franco se dirigió al Mediterráneo con el objetivo de dividir la zona republicana en dos, aislando Cataluña. La República intervino ocupando Teruel por poco tiempo, sin poder evitar la llegada de las tropas franquistas a Vinaroz (Castellón) en abril de 1938.

En un último intento para decidir la guerra a su favor, el 24 de julio de 1938 el ejército republicano cruzó el río Ebro en una docena de puntos. La acción tuvo éxito, pero el impulso ofensivo se agotó pronto. Franco siguió con una contraofensiva. El choque se alargó hasta  noviembre de 1938, siendo la batalla más sangrienta de la guerra (entre 60.000-70.000 bajas para cada bando) e imponiéndose la superioridad de la artillería y aviación de los sublevados. A la derrota del Ebro le siguió la caída de Cataluña en enero de 1939, dejando decidida la guerra a favor de Franco.  

 

Documentales recomendados

  • El especial  de RTVE sobre la guerra civil española 70 años después, que incluye los reportajes “España rota”, donde varios historiadores analizan las causas del conflicto, “El crimen fue en Granada”, sobre la muerte de Lorca, “Escenarios de guerra”, un viaje por algunos de los escenarios emblemáticos de la guerra, “Brigadistas. La memoria antifascista”, “La Batalla de Madrid”  y “La memoria recuperada”, sobre las fosas comunes que existen todavía sin identificar.
  • “The Spanish Civil War”, documental completo de la BBC sobre la guerra civil en seis capítulos de 50 minutos cada uno, realizado en 1983, es muy interesante porque cuenta con el testimonio de muchos de los protagonistas y testigos de los hechos.
  • Dos documentales de la época interesantes son “Defensores de la fe”, de Rusell Palmer (1938), desde la óptica del bando franquista. Contiene las únicas imágenes en color conservadas. Desde el otro lado, se realizó “España leal en armas” (1936), con participación de Luis Buñuel.
  • Una de las películas documentales emblemáticas es “La vieja memoria” de Jaime Camino (1978). Con testimonios de Dolores Ibárruri, Federica Montseny, Abad de Santillán, Gil Robles, Tarradellas, Fernández Cuesta, José Luis de Vilallonga, etc.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s